jueves, 26 de septiembre de 2013

¿Polémica? ¿Qué polémica?

Partido disputado en el estadio Martínez Valero. Cristiano abrió el marcador en el minuto 51 al convertir un lanzamiento de falta. Empató de cabeza Boakye para los locales en el 92. Cristiano cerró el marcador en el Minuto 94 al transformar un penalti cometido por Carlos Sánchez a Pepe. 

Esto fue lo que pasó y nada más. Todo lo que la brunete antimadridista lleva escupiendo desde anoche debe ser ignorado por el madridismo. No existió polémica, y si la hubo no difirió mucho de la habida en otros encuentros y que apenas ocupó treinta segundos en los informativos. Y al decir "equipos" no hablo precisamente del Borussia de Valdearroyos. 

No hay polémica por la no expulsión de Sergio Ramos. Es cierto que el colegiado se comió la segunda tarjeta amarilla al de Camas por obstruir a un atacante local, pero no es menos cierto que la primera tarjeta es, cuanto menos, rigurosa. Además, el colegiado aplicó el mismo criterio para ambos equipos. Se podrá criticar si aplicó bien o mal el reglamento, pero no su equidad. Aquellos que se indignan porque Ramos no se fuera a las duchas en el primer tiempo deberían pedir, al menos, la expulsión de un par de jugadores del Elche, equipo que se dedicó desde el principio a meterle el miedo a Dios en el cuerpo a los jugadores madridistas jugando al límite del reglamento y más allá. 


No hay polémica en la prolongación. El tiempo se cumplió con el Madrid volcado en el área local, sería descabellado pensar siquiera que el árbitro pitara el final cuando un equipo está atacando. Por ese mismo motivo es normal y justo que concediera el saque de esquina. Si el balón hubiera acabado en saque de puerta es más que probable que el colegiado no hubiera indicado la reanudación del juego y sí el final del partido, como hemos visto cientos de veces. Mala suerte para los ilicitanos, pero no es mi problema. 

No hay polémica en el penalti. Carlos Sánchez empuja en dos ocasiones a Pepe delante de las narices del árbitro. Quizá riguroso, posiblemente de los que "nunca se pitan", pero es penalti. El agarrón de Pepe en la caída es posterior a la falta y carece de importancia. Y si me equivoco en mi juicio, y resulta que nuestro central engañó al colegiado, me importa un carajo. Hasta dos piscinazos descarados protagonizaron los jugadores del Elche en el área defendida por Diego López en las postrimerías del encuentro. Pues ea, ellos fallaron dos veces en su intento de entrampar a Muñiz Fernández y nosotros no. Ajo y agua. 


No hay polémica porque no puede haberla cuando quienes tratan de crearla son unos ganapanes que se han dedicado toda su vida a vender la burra de que al Madrí siempre le han ayudado los árbitros... ¡y ahora se asombran de que un colegiado pueda haberle regalado dos puntos al Real Madrid! Las polémicas se producen con gente seria, no con hipócritas y fariseos que tienen una doble vara de medir y no ocultan sus taras psicológicas evidentes en el rencor y odio que tienen contra un equipo de fútbol. No hay polémica porque con tarados no se puede discutir. 

No hay polémica porque no se puede convencer a nadie de que el mismo árbitro que no señaló como falta un codazo de Ballesteros a Cristiano en Levante, que dejó al portugués grogui, con un ojo a la funerala y la ceja partida, es un colegiado "promadridista", o que pretende ayudar al Madrid cuando hace dos jornadas anulaba un gol legal al Sevilla en el KK Nou y prolongaba el partido lo suficiente como para que los culos se agenciaran tres puntos. 


No hay polémica cuando el presidente del Comité Técnico de Árbitros, el ínclito Sánchez Arminio, el mismo que hace años, ante todo el colectivo arbitral, acusó al Real Madrid de ser culpable de que no les subieran el sueldo, el mismo que hace pocos días elogió la actuación de Sánchez Arminio en el KK Nou que supuso que el Far$alona se llevara los tres puntos, pone ahora a ese mismo colegiado a los pies de los caballos al dejarle en evidencia diciendo que se equivocó pitando el penalti o insinuando que su actuación podría haber estado condicionada por "problemas familiares". Eso no es "polémica", eso es un linchamiento que recuerda a lo sucedido con Tristante Oliva pero más grave, como corresponde a un organismo que hace mucho perdió la poca vergüenza que tenía y al que ya no importa que los árbitros se larguen dando un portazo tras haber sido presionados por no haber expulsado al entrenador del Madrid. 


No hay polémica tras las declaraciones del presidente del Far$alona, que parece no creerse lo sucedido. Normal, yo tampoco me creo que él no pueda pisar Brasil so riesgo de acabar en la trena por el cobro de comisiones ilegales. Pero que el presidente del Uefalona píe de un colegiado ya es el colmo de los colmos, no sólo por el hecho de que el máximo dirigente de un club opine sobre el arbitraje que ha afectado a otro club, sino porque se trate del dirigente de un club cuya relación con el estamento arbitral se ha caracterizado desde siempre, y especialmente en los últimos años, por el servilismo más rastrero de los de negro. Lo bueno de la intervención de Sandruco es que la ha realizado en español, otorgando así a los seguidores del club barcelonés que no son catalanohablantes la oportunidad de entender a su presidente sin necesidad de subtítulos. Pero que no se alegren demasiado; Rosell ha tirado de la universal lengua de Cervantes para asegurarse de que sus palabras fueran entendidas, cosa que no sucede cuando hace uso del otro idioma oficial de esa Comunidad Autónoma. Enhorabuena, amiguitos culés allende los Pirineos y el Valle del Ebro. 




No hay polémica en las declaraciones de ese fracasado proyecto de hombre que responde al apellido "Piqué" y al nombre de "Gerardo". Ejemplo del eterno complejo de los barcelonistas, que les lleva a estar continuamente pendientes del Real Madrid, o quizá único síntoma de vida inteligente entre el culerío, pues no es sino el reconocimiento de la superioridad merengue, el mancebo de Chakira no tardó en sacar a pasear su ingenio en Túiter y referirse al partido como "una película de humor". No hay polémica porque no dio tiempo a que surgiera, ya que Arbeloa no tardó en abofetearle los morros respondiéndole con una referencia a la afición al teatro de los culetes. El que se quedó en fuera de juego fue Angelotti, pero se le disculpa porque conoció el tuít del mendrugo Piqué en rueda de prensa, lugar que no deja mucho espacio para el ingenio. Y mejor que sea así, que a saber qué podrían hacer las ratas de la prensa con cualquier declaración en esa onda. Supongo que, en otras condiciones, el técnico merengue podría haber respondido que sí, que entiende a Piqué, que el tiene el deuvedé del arbitraje de Obrevo entre "Una noche en la ópera" y "Los bingueros". 

No hay comentarios:

Publicar un comentario